• En estas fechas se recurre a la restauración de figuras religiosas, desde la virgen de Guadalupe hasta el tradicional Niño Dios.
  • En las entrañas de La Laguna, dentro del emblemático mercado Juárez, podemos encontrarnos con un sinfín de artesanos.

Texto y fotos de: Daiana García / Torreón, Coahuila.

Uno de los oficios con más demanda en estas épocas decembrinas, es la restauración de figuras religiosas, desde la virgen de Guadalupe hasta el tradicional Niño Dios y demás elementos que componen el pesebre navideño.

En las entrañas de La Laguna, dentro del emblemático mercado Juárez, podemos encontrarnos con un sinfín de artesanos dedicados a realizar esta ardua labor que requiere de mucha paciencia y precisión.

 Justo en la entrada de la esquina donde convergen la calle Blanco y la avenida Benito Juárez nos encontramos con la familia de Alberto Mendiola, quienes llevan poco más de 30 años en este negocio, que inició su padre y ahora este oficio es sucedido por sus nietos.

Pinceles de diferentes grosores, una amplia gama de pinturas, exacto para cortar, pintura en aerosol y retazos de tela son algunas de las herramientas que se utilizan para darle vida de nuevo a una figura que se creía perdida.

Se reparan desde pequeños detalles en la pintura, como raspones o pérdida de brillo de esta por el paso del tiempo, hasta reposición de extremidades como brazos, piernas o dedos ya sea tomado de otros ejemplares o la reconstrucción completa de la pieza faltante.

El arte comienza con la mezcla de las pinturas para lograr el tono correcto de piel que ya tiene el ser divino en cuestión, acompañada del pincel surge la precisión de los trazos reclamando así la paciencia de nuestro artesano ansioso por dar el siguiente paso.

Convirtiéndose en todo un proceso artesanal y de escultura, mismo que puede tomar desde quince minutos o hasta un día completo, dependiendo de la complejidad del trabajo requerido.

“Es un proceso, se pega, luego se resana, se iguala la pintura, se le da el acabado. Esa es la preparación para después pasarlos a detallar”. Explicó el artesano Alberto Mendiola

Apoyado de sus dos hijos y con la seguridad de su experiencia avalada por más de 10 años de trabajo, recibe figuras de Niño Dios de todos tamaños, colores y grado de dificultad.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *